lunes, 3 de junio de 2013

PARACOTOS ¿EXISTE?



                PARACOTOS     ¿ EXISTE ?

             Autor: N.  A.  Méndez Pérez.
             Pintura : Edis Benavides    -   Fotografías : Yarú Méndez H. 

 


 - NO EXISTE.

- SI  EXISTE

- TAL VEZ.  ¿QUIÉN SABE?

- ¿DONDE SE ESCONDE?











Vamos a ver:  puede ser, tal vez, será o no será,

           quizás,  no obstante, puede que exista.
 

         En reunión reunidos... - Aclaro lo dicho: - hay reunión donde no estan unidos  y unidos que no estan en reunión; pero dicen ser unidos...y en el planeta están esparcidos...        

    Aclarado lo dicho,  reinicio...
    En reunión reunidos los sabios de china y Japón, en el día de hoy, estan a puertas cerradas  discutiendo  en  Cun-tun choy, con  paciencia Chinita,  si es cierto que exista, en nuestro planeta,  un pueblo que no tiene motos  y que  según la inteligencia secreta , se llama Paracotos. 

Con tan insólito caso y la gravedad del  problema, lo mas urgente posible, para salir del dilema,  cada cien años habla un sabio y declara sin demora: Sabio Japonés toko-neghao – “yo negal ke exista pueblo Pala-cotos”

Sabio Japonés Tanaka to Preguntao  ¿”Polke no existil” ?

 Toko Neghao - ( En cólera “montao”) –“Polke no tiene moto”. – y más bravo aún- ¿ cómo puele existil ? ¿ Si no tiene motos y telminal en  ¡OTOS! .  ¡kalacha!. “ Si yo decil  no existe”. No “existil  y.. yaaa. ¡ No existil !”

  De inmediato, cien años después replica el sabio chino 

Ching-chao shi:- “Pueblo Palacotos si existiil en Amelika, tal vez Puele que sí. ¿O no?  Puele sel posible en”Algentina, donde comel mucha gelatina o en Canadá, que nala dá. Pelo, existil entre nieve y nieve del norte y el sul amelikano..aunque Nolte diga, Sul no existil”.
 




Tanaka to pregunthao _ interrumpe – “y.. ¿ Sino existil...Palacotos?  y..  
 ¿ Sí etal congelao? “

 Ching Chao shii replica  Indignado.   – “ Si existil, Si y si. Solo sii y... yaaa “



        Mas rápido que inmediatamente, en los cien años siguientes, ( y ya van trescientos)  interviene el sabio Shi-ki moto:-  “Nosotlos en Japón, pol Honol  aveligua-  pol satélite inteligente- pelo abel muchos pueblos y gente- pueblos como cuevas y  gente como olmiga; unos muy flacos y otlos con glan baliga. “

 Interrumpe   tanaka Pregunthao, también indignao :

 - “Tu no decil nada en plopuesta y tu keliendo dalte de poeta..- fuela fuela no dicil nada, ni aclaral  ni la mentila ni la beldá”. 
                                                            Lo niega  Japón y  China se aferra.

                                                             Se forma la discusión

                                                             y a punto  estan de guerra.

       
                                                             En el conflicto peligroso

       interviene un  Gurú                            y exclama muy  juicioso:
    -¡Oh ! verdad y mentira.  Si una encoge, la otra estira. 

La verdad es,  existir existiendo.

y  la mentira es decir, existiendo, sin existir

Lo  ves,  encoge y estira.

A lo mejor, dice no existe, existiendo.

Busquemos entre caminos y  bosques

ese pueblo remoto

con especiales cualidades

Que se llame Paracotos...

La clave es clara y rayana.

Si  termina en  ana 

y el otro en cotos

cerquita está Maitana           

al lado de  Paracotos.

 Sin muchas veleidades

se aclara en  el Oriente remoto

que entre dos grandes ciudades

  Olvidado.      ¡ Existe  Paracotos ! 

En el lejano Honk-cong

Ching chao shi, exclama
sonando gong y
 meneando maracas:



 




- ¡ 
  Existil! ¡Existil!¨”Entle Malacay  y Calacas”.

 


Y “colo"Lín"  "cololao”, el cuento no ha “telminao”. 
Si Paracotos sigue “olvidao”.




                                     
                 












































domingo, 2 de junio de 2013



EL MARINERO




    

En un verde mar, que a lo lejos es azulino, al ondular sus aguas  se vuelve  verdi-azul-marino.
             El cielo tiene  nubes de algodón que son  espejos del mar y este mar, es reflejo del cielo.

 

 

 

 

 Quien mire sus aguas, mira las nubes del cielo.

  Este mar de ensueño, nunca ha tenido ni barcos ni veleros; solo han  navegado sus aguas, canoas, piraguas y curiaras; salteadas por toninas y delfines traviesos. 

 Desde la playa, las mujeres adornadas con plumas de guacamayas, saludan a los hombres que recogen peces dorados.
     En este mar, nadan grandes toninas azulinas y tortugas verdes y las  niñas de piel chocolate,  las alimentan con hojas de plátano, algas y uvas de playa...y  las tortugas pasean a las niñas, en sus lomos marinos de colores ambarinos... ...

 

 

 

  Lejos, muy lejos de ese  mar;  un marinero probar quería, con un viejo barco, una nueva teoría.

 

  Ilustracion de Aureliano Méndez  

Y en toda  España, él decía: -Os digo, la tierra es redonda como un higo. ¡Os probaré un día!. .    El marinero, ayuda pedía  en todo el  reino;  pero solo se oía: - ¡Hombre, vete al infierno!.
 Fue al palacio a ofrecer su proyecto ingenioso
 y un oficial belicoso
 le ofreció, meterlo al  calabozo.
Llegó en  ese instante la Reina y dijo.

 


- Que pena, tanto insistís, hombre terco, os castigaré si mentís; pasad, os doy audiencia, con mis sabios, por su puesto, que son genios de la ciencia . ¡Valla razón!  Aprovechad este            ¡GOLILLON!

  -Ordenad Rey mío la cesión. Que me brinca el corazón, de pura emoción
    Suena una trompeta y la reina se ajusta la chaqueta.
 

 

 El Rey:-Comenzad el democrático debate, que la soberana espera y si la haceís esperar, le dá la tocoquera * 

 

 

 

 La Reina: - Yo no  soy  ni manzana, ni pera. Soy la soberana de toda España. Y ¡¡Olée.!!  - 


 

 

Ella se alegra para contradecir al Rey.


 

  Sabio   1.- Majestad, según las  escrituras   la tierra tiene cuadratura  que sostienen cuatro elefantes, eternos y gigantes  con trompas de acero  y  aguantan sin hacer pucheros.
  Sabio 2 viendo al marinero. 

 -¿Quién es este pedigüeño
 qué pide  con tanto empeño?
¿Es católico acólico, judío "perdío" o moro sin decoro?

El marinero:-Señoría, soy vuestro vasallo,
con todo mi corazón
que me parta un rayo
si no me llamo Colon.
Sabio 1. - ¡Como le mete al jalón!
Sabio 3.- ¡Jesús! ¿Sabiduría?
¡Ja!. Es un cuento Andaluz.
 Es cuento de Andalucía
eso se ve a trasluz.
  Colon  - Juro por  vos soberana,  tengo fe en lo que digo, la tierra,  redonda es, cual  higo,  o si preferís ¡ manzana !. Veréis,  si salgo de Vigo, dándole  vuelta, con o sin gana y regreso al punto “partío”; eso indica, que si el sol se acuesta  “ennegrecío” y despunta rojo amarillo, alguna laguna o río, de dorado oro, la ha “convertío”.  ¿Y si  os encontramos?  Su alteza, inmensa será vuestra riqueza y poderío.

Sabio 5to. -En silencioso pensamiento: -“Zuácatela mocho” que los tienes “convencío”.
  La reina le pide al rey: - Tocad mi ombligo y dad vuelta  con migo, él la abraza,  pellizca, gira y se divierte, sobándole, el soberano vientre. - Al ver que el dedo del rey llegar al mismo sitio; la reina  grita.- ¡Albricias!  ¡Albricias! Esto es  sabiduría pura,  ciencia  sencilla y caricias con dulzura. Contad con mi gargantilla y un   zarcillo, no es broma, pondré en garantía, la corona y comprareis tres carabelas, que llamareis: la niña, la pinta y la santa María, así de sencillo. Tap – sonando los dedillos.
  ¿Que tal moruna si encontráis esa dorada laguna?

Un presente: - Majestad,  permitidme acompañar al valiente marinero, soy vuestro capitán y pondré un poco de dinero.
  Sabio 1-Este también, le mete al jalón lisonjero y haciéndose  el buenito, del dorado sol,   busca su pedacito.  
 La Reina -¿Capitán, Mío? ¡ zape gato!  seréis de barcos, mi capitán, que no es tan, es este Rey parco.Y..  Vos   ¿ Quién sois?.
 El presente. - Mi  soberana,  soy  Rodrigo de Triana.
La Reina. -:- Con  vientos buenos o malos, mañana, partiréis del puerto de palos.

- El sabio 4. -Una reina  tan fina, hablando como  "sifrina"*.

 

 

 Así partió Colon, navegando por mares, días, noches,  semanas y meses.  Perdidos en el inmenso océano, Colon, Rodrigo y  tripulación, discutían y peleaban sin razón, se les acabó el agua y el salchichón. Con hambre y sed, locos por  insolación, los marinos querían  darle "matarile"  a Colon.  Un grito aplaco la situación. Rodrigo  gritaba desde el palo mayor:

                                                     - TIERRA- TIERRA - a babor. 

Así dejaron quieto a Colon y esperaron al nuevo día, para buscar solución.
   Al amanecer, llegaron las carabelas a la playa del mar verdi-azul y los habitantes de piel chocolate, descubrieron las carabelas perdidas.

Colon  llamó a Rodrigo y le dijo:
 -   despierta viejo, estamos, en  las Indias, en un puerto.

 Hemos salvado el pellejo, aunque lejos

mejor que ciego, es ser tuerto.

¡Mira, como nos miran, nos han descubierto.  

Rodrigo -¿Y si no son las indias?

De regreso,  a la reina, ¿qué le diremos?


Colon:- Que en vez de “descrubridos”

Nosotros, a los indios los  hemos descubierto.

El sol caribe, que los miraba con su enorme abierto

Exclamó con irritación:- ¡ Comenzó la corrupción!

 

 Desde la orilla el cacique saludó:  

-Bien venidos amigos, aquí.
 Estan en puerto seguro
 bien venidos a Guananí.
Y en el futuro
llegaran a Macuro*

 

       Colorín "colorao", este cuento se ha "terminao".



 


*Sifrina,  jovencita de hablar encreido, pronunciando las palabras con la lengua retorcida.. * Macuro, puerto al cual llegó Colón en el tercer viaje. Ubicado en Venezuela.  *Tocoquera, 
 en lenguaje  Venezolano: furia+rabia+brinquitos+pataletas.    



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

martes, 21 de mayo de 2013

PETROLITO



                                    P E T R O L I T O

                           ( El niño de los taladros)

 Autor:   Narciso Antonio  Méndez Pérez 

La fresca brisa ondulisa  el verdor del gamelotal y la extensa sabana parece convertirse en suaves olas de un mar infinito.






         Es Guanipa, en las mañanas es toda un verde tierno con sus torres de taladros cristalizadas por las ventisca; al mediodía  se torna verde marino; al atardecer cambia a oro-palino; allí  los balancines parecen indómitos caballos en eterno corcoveo; luego  en la noche, Guanipa se convierte, en un profundo azabache, con mechurrios titilantes como gemas de oro incrustadas en la inmensa oscuridad.



















Guanipa en la noche es insondable azabache y de día es mágica esmeralda de ondulante movimiento:









  Cuando por primera vez, Peter vio el paisaje de Guanipa, sus ojos azules quedaron inmóviles, captándolo todo y al mismo tiempo evocando sus lejanos campos tejanos; con esas imágenes, recordó que él estaba allí para instalar taladros, estaciones de bombeo y oleoductos, taladrar las profundidades de la tierra, succionar el (petróleo) oro negro, bombearlo hasta los puertos y exportarlo al mundo del norte; sin embargo, la belleza de la sabana, seguía ondulando sus pensamientos.  
 
  EdisIlustración: Benavides
    

   
                                              

      En un atardecer oropalino, Peter se acercó al río y al llegar a la orilla, nuevamente sus ojos fueron impactados: de las ambarinas aguas, como una orquídea, surgió la imagen de Kairine. El tan solo pudo exclamar:   - ¡ My God !   (¡Dios mío!)



 I: Edis Benavides
 Ella se quedó mirándolo y pensando como el rostro del extraño,

tenía el rojo de los mereyes maduros; como los ojos se le tiñeron  con las nubes o del azul de las mariposas. 
Ella tan solo exclamó:

­-¿Ohko kato ? (¿Será cierto?). - 

 Kairine se acercó a Peter, le tocó la cara y los ojos y se dijo: - ¡Tia roroma! (¡Es de verdad!)  
  En una tarde de   maltasay  (entre marzo y abril), Peter bajo al morichal y encontró a Kairine rodeada de terecayas,  flores y guacamayas; se acercó a ella y dialogaron: -Peter - Kairine, I love you( Kairine te amo).

Kairine: - Peter  au dahpo kurume ma na eropa  ( Peter Yo también te quiero).   Peter - I will happy with your love  ( seré feliz con tu amor)

Kairine - Amaro, amaro yupuihme rima muise ba mara      ( los dos

viviremos muy felices).    Kairine, hija de Kariñas, inmemoriales

  moradores de Guanipa, habitaba en el río de los morichales,

tortugas ,  peces de colores y de eternas aguas color  ambarino,            

donde las bandadas de cotorras, pericos, arrendajos y guacamayas, calmaban la sed en su peregrino volar.

  El río Morichal, fue bendecido por machira(madres de las aguas);  para que  Kairine se mirase en sus ambarinas aguas. Kairine invocó a Machira para consultar su unión con el hombre  extranjero de ojos azules; pero Machira se ofendió y no apareció. Cuentan los viejos petroleros que del encuentro de la bella  Kairine con el gringo de azules ojos, surgió un amor secreto y de ese amor, nació Petrolito.             

        Una tarde regresó Machira y le dijo a Kairine: - Serás  luna llena  y  harás  las noches claras para  los Kariñas;  luego, Kairine llamó a Petrolito y le dijo: - Hijo de mi gran amor, pronto partiré.  La luz de la luna te alumbrará, has de buscar a tu padre en muchos lugares: taladros, tanque y balancines.  Aprende a llamarlo:   - Yo hijo, madre Kairine, padre Peter En ese instante, la última mirada de la hija de los Kariñas, se fundió con los rayos de la inmensa luna nueva.  

      El niño comenzó su peregrinar de taladro en taladro, gritando en la inmensa y sombreada sabana:

 -Yooo.. hijoo..madre Kairine.padre Peter.
      Los petroleros oyeron la voz resonar en toda la sabana y entre los gigantescos tanques, llenos de petróleo, rebotaba el eco: MADRE. MADRE...    Un encuellador de taladros comentó:  - El pozo dio el  reventón, nos bañó de barro y petróleo; luego estalló un  grito que hizo añicos el silencio de la inmensa sabana:  - Madree Kairineee.. ¡Muchacho  carrizo! ¿Qué haces aquí?. Le  gritó mi compañero  y él,  corrió a esconderse en los mereyales.  Así se extendió la noticia del niño que aparecía en los campos petroleros, buscando a su papá, gritando sin cesar:- Yooo.. hijooo.. madreeee... Kairineee... padree... piiiter.   En toda   Gauanipa los petroleros comentaban la aparición del niño de los taladros,  que se escondía en los mereyales, aparecía y desaparecía corriendo sobre las culebreantes tuberías. Curiosos y asustados los  guachimanes( vigilantes)  de los depósitos comentaban: 
    Guachimán 1:-Es el espíritu del petróleo. 
    Guachimán   2:- Que  Dios nos acompañe, cuando su voz surge de las torres de los taladros.

   Petrolero 1-  Como si fuera de petróleo, se lo traga la tierra al esconderse en los pozos.
 Petrolero 2- Ese muchachito es un verdadero misterio. 


        La noticia del niño de los taladros, llegó hasta   la escuela y en las horas de recreo, era el comentario:
Rafael  -  El taladro  reventó  ¡ pum!, baño de petróleo a mi tío y   cuando se limpió los  ojos, vió a Petrolito.













José     -  Mi tío es guachimam y lo ha oído gritar: - Piiter  y la  voz  de petrolito retumba entre los tanques.  
Angel   -  ¿ Cómo es Perolito?   

Rafael  -  Perolito ¡NO!. Petrolito. ¡ Gua!;  de petróleo, ja,ja,ja
José    - Tu deja la broma, si tu buscaras a tu papá, no te                      
             Gustaría que te hagan burlas.  ¿Verdad?   
Martín -  No lo han visto,  solo oyen el grito: ¡Papá Piiteer!;             además, dicen los Caribes  que petrolito nació de un chorro de petróleo que se negó a ser llevado fuera de Guanipa,  se reveló y zas rompió la tubería y se escapó.
Angel – Entonces, perolito es un negrito cumbacumbá, ja, ja.
José    - También puede ser un catire rubio pelo chicha, cerro prendío,  como el petróleo amarilloso.
 Rafael - ¡Toma lo tuyo!
Angel - ¿Ustedes creen que existe? Bhaa  chamos.¡ Puro cuento!
José   -  A Petrolito, el tío de Rafael lo vio y mi tío lo ha oído.
Antonio - Mi primo casi agarra a Petrolito; pero apareció  un conejo gigante, y.. zuass, se le atravesó.  




  
 El Maestro Pérez - ¡Muchachos! ¿Qué bulla  tienen?
Todos a una voz -  Hablando del petróleo maestro.
 José    -   Hasta los conejos ayudan a Petrolito. No es cuento.

Ángel -  De que vivirá, qué comerá Petrolito?
 Martin:-  comerá 
 moriches,   




mere yes 
                                      


         y


                                      


  guayabas
  que hay bastante en la sabana.







         Una madrugada se oyó con insistencia:
- Padree. Piter.  Padree. piter,  madre Kairineee.  Yoo ...hijoo.  
   Desde los inmensos tanques surgió la figura de un  hombre y con tono angustiado respondió: -Yo ser Peter, yo ser Peter.
       Pasaron muchas lunas y nunca mas volvió a oírse la voz del niño de los taladros. 
      Mientras el recuerdo de Petrolito se iba olvidando en Guanipa; los ojos de azul mariposas de un gringo anciano, todas las noches de luna clara, seguían, el arquirecorrido de la luna nueva  y amando su hermosa claridad, dulcemente se quedaban dormidos. En un liviano amanecer, cuando la ventisca cristaliza las torres de los taladros, sobre el verdor esmeraldino de Guanipa, aterrizó un avión plateado;  de el descendió un hombre fuerte, de ojos semi-azules, pelo indio y piel cobriza de Kariñas, corrió hacia el anciano, lo abrazó y besó, le extendió el brazo sobre el hombro y caminaron hacia el río de los morichales. Allí conversaron: 
Petrolito:  -Padre ¿Quieres regresar a tus campos tejanos?-
- Iremos y volveremos, aquí he de vivir para siempre bajo la luz de mi amada.- Contestó el padre.
  Un viejo encuellador de taladros, observándolos, comentó:
 - Ese parece Petrolito, hijo de la bella Kairine y del gringo,  estoy  seguro.  Ese es, el   Petrolito, el mismo de los taladros. 
                                Ha vuelto a la tierra amada.
                     “Colrín” “ colorao”, este cuento se ha “terminao”.  
 
                                          

Otros cuentos en WW.Cuentosjuvenilesvenezolanos.blogspot.com
  Será un honor para el autor, recibir del lector su parecer. Puedes enviarlo a fliamendez@cantve.net.
Tfno: 0416-826.60.71 Venezuela.



*     ¡ Muy pronto un nuevo cuento!











martes, 29 de enero de 2013

LOS DUENDECILLOS DEL HATILLO



         LOS  DUENDECILLOS  DEL  HATILLO
                              Cuentistoria, novelrelato-infoteatro y click-de computadora
  Autor;  Narciso Antonio. Méndez Pérez




     Cuenta la colonial historia....zzzz...zzz...   
El cuenta cuentos se adormece..y  hacia el mar divino de los sueños, el tiempo se le desvanece..
     Avanzan las alas de las horas (flash, flash, flash), ondulando en el espacio, la quietud de la noche. Suena un clic, clic de grillos que graniza el silencio sobre la brisa, se iluminan los fotones en la pantalla;  titilan luces multicolores, se reagrupan y se convierten en ágiles y graciosos cocuyos y los cocuyos en alegres duendecillos..
. El cuenta cuento se reanima: - Cuenta la colonial historia... - Interrumpe un duendecillo, desde una ventana del tiempo.
- De la oscura noche a la gloria... El narrador amenaza. - Ya, duende mestizo..- continúa-

   Cuenta la inmemorial historia del Hatillo, que a media noche, con cuatros, maracas y guitarras, cantan y bailan  hasta la madrugada, alegres y vivaces duendecillos.... 
     El cuentacuentos se queda dormido... Click, click. Saltan de la pantalla de vidrio, los duendes: el canario, el negro,el zambo, el indio y el mestizo....Y sorpresa, le siguen otros duendes y duendas, en abierta contienda.  
Se activa la ventana del tiempo. Todos entonan el cántico inicial:
     
                                                                                              Niños somos, somos brillo
                                                                                              Hijos de luz
                                                                                              Futuro y camino
                                                                                              Luz de  El Hatillo.

   Terminan y el duende negrito, anuncia a gritos:

- ¡Que se forme el holgorio!. 
Que suenen los tambores de San Juan: rataplán.. rataplán plan, plan 
y  todos se meneen con el sabrosa tan, tan.

- Vas a poner la ca, ca, catástrofe en la plaza, ne, ne negrillo. -  Bromea  el duende bromillo.                 - Aprovechemos el tan, tan con cuatro, flauta y maracasbailemos el maremare y también el sebucán. - Propone el duendecillo indio.

       Suena un click,click y aparece en  otra ventana, la  nebulosa palmera, ventiloreando sus palmas, moliendo y refinando la neblina.

 -Juguemos a reyes,  nobles,  castillos con gran Escenario y lujosos pasillos.-  Propone, el duende canario.
.- Eso huele a conquistador con látigo y mosquetón. - Replica el duende olorcillo.

              La luna desciende en vaivén sobre la plaza, irradiando el follaje de palmeras, acacias y  ceibas centenarias; en  cada hoja se refleja la luna y los rayos bañan los árboles de luz divina ..
- Inventemos el idioma del hatillo. Propone el   duende inventillo.
- ¿Cómo lo inventaremos? - Pregunta, preguntilo.
- Muy sencillo, que toda palabra termine  en  lla, lle, lli,llo y llu. 
 Ejemplillo: -  mirilla como brilla lla lunilla con lucecilla amarilla en el HATILLO. - Explica inventillo.
- Que "marabilla", “vella” luz de estrellas, en esta villa haillana .  Exclama el duende confundillo.
- Sin ortografilla ni acentillos ¡Que  mantequilla! ¿Será otro idiomillo? .- Reprocha el duende “linguistillo”.
- Ah noo, eso fastilla. “muérete que chao”. Yo me voy para Chacao. - Protesta la duendecilla sifrinilla...
-Que suenen flautas y guaruras como chicharras en verano, con cadencias suaves y livianas y que vibre LA CUECA desde el TITICACA hasta el pueblo Hatillano.- Pide la duendecilla Boliviana.   
 

      El tallo de la palmera, se balancea como cuello de jirafa juguetona y desde su sombra alargada, salta alegre elduendecillo cubano, galopando un tambor que retumba.
    - Vallaaa , mi  ´´sanguee¨ , que retumben:  tambo, tumba y bongó  y comience la rumba. – Pide a gritos el duende Cubano                             
- Mamma miaa.., que suene la tarantela en los "acordiones". Pide a gritos, la duendecilla italiana.
- Pi,pi,pisa a la ro,ro, romana.-  Se saborea bromillo.
- Con acordeón y charrasca, su mercecita,  que suenen porro, cumbia y bambuco.- Pide la duendecilla colombiana.
- Hombree.. eso ee`,  mu maluco, mejoo ee, er baile jondo, más sabroso y orondo. -Pà zapatia   como me dée la gana.  Propone la duendecilla gitana, que llegó de España, esta  mañana.
- No le haga caso, mi  cuate. arránquele mi chango, con la raspa o el guapango. -Propone el duende mexicano.
-Y vos que te crees,  mirá  chee,  el tango es mas fino.  Refuta el duende argentino.
- Echémosles   leñina al  "fuogo" con  la zamba "do"  Brasil. Se tamborilea la brasileña. 
– Cantemos con amor: .- Coimbra es una flor y después, todos por igual, abril en Portugal.
Propone -La duendecilla Portuguesa.
- Mejor que cantos, "baisanitas bresentes", bailemos la danza del vientre.- Propone la duendecilla Arabita.
- Confieza,  la duendecilla francesa:.  - Ni una, ni otra cosa, con todo mi "kogazon, kiego kantá, la "vie" en "josa".
– Replica la  Alemana. – Yaa, Cantemos con belleza y en coro zolás, con el brillo de las estrellas,  noche de paz. 
Pasito a pasito, se acerca la duendecita chinita: - Yo "kelel tokal" gong de Pekin a Jonkon y agladale sonido llegal, aquí bello Ah.tiyo de mi colazon".   
- Bueno, bueno, movimiento con ese revoltillo y a bailar todo el mundo en el  hatillo. -Propone Bromillo.
Desde el corazón de la plaza, la estatua del gigante de la libertad, revive su mirada sobre el paisaje y la patria....


  El silencio descansa sobre su colchón de tiempo y asoma su rostro el día fresco, nebuloso y sonriente. 
Avanza el áureo albor y se siente el devenir del sol, los duendecillos se despiden de la noche, entonando un canto Deltano, que viene del río Manamo. *:
                                                                                            *Ya viene rayando
                                                                                              la mágica aurora
                                                                                              reina de los cielos
                                                                                              nuestra auxiliadora
                             *Versos del cantautor Rodolfo Pére

  Río Manamo, Boca del Uracoa.  Edo. Monagas - Veneauela.z.                                                                                                                           

El cuenta cuentos se despierta...
 Todo parece igual, mientras los pícaros duendecillos duermen para cuando llegue, la nueva noche, volver a empezar.
 Clic, clic.. Los fotones danzan en la pantalla, se convierten en cocuyos intermitentes que bailan y seapagan. 
                                                  "Colorin colorao”, este cuento se ha “terminao”.




 

 El Hatillo, 29-10-1.996

 Narciso. Antonio. Méndez  Pérez
Tlf:  - 0058-0416.826.6071